Por segunda vez, la Eurocámara, a través de las Comisiones de Asuntos Económicos y Monetarios y de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, ha dado su negativa a aprobar la relación de países vinculados con el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo elaborada por la Comisión Europea.

Según establece la Directiva (UE) 2015/849 contra el blanqueo de capitales, “deben delegarse en la Comisión los poderes para adoptar actos con arreglo al artículo 290 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) por lo que respecta a la determinación de los terceros países cuyos regímenes nacionales de lucha contra dichos problemas presentan deficiencias estratégicas”.

Sin embargo, la razón principal que ha llevado a los eurodiputados a votar mayoritariamente en contra es que consideran que la lista es demasiado limitada, al excluir territorios que facilitan los delitos fiscales. En este sentido, la resolución pone de manifiesto que con esta lista la Comisión excluye delitos como los “crímenes fiscales” que hay detrás del blanqueo de capitales.

Se alerta, también, del peligro de que no se establecen los estrictos y necesarios controles para las personas físicas y jurídicas de estos países no incluidos a la hora de iniciar la relación de negocio con los Estados miembros o con el propio bloque comunitario.

La conclusión es que el Ejecutivo comunitario debe elaborar su propia ‘lista negra’ más amplia y de gran alcance, y que no esté sujeta en exclusiva a las normas y estándares establecidos por el GAFI, sino que responda de forma autónoma para decidir si los países se encuentran en alto riesgo de incumplimiento con la prevención de blanqueo.

En cualquier caso, sí se reconoce que este proceso de autonomía requeriría más recursos de lo que la Comisión dispone en este momento.

Quizá por esta falta de recursos, la segunda lista actualizada de estos terceros países de alto riesgo que la Eurocámara ha rechazado, apenas modifica la lista original e identifica once países, entre ellos Afganistán, Irak, Bosnia Herzegovina, y Siria, con la única novedad de que excluye a Guayana e incorpora a Etiopía.